Star Wars Episodio VII: Corto nuevo a dos meses del estreno

star-wars-the-force-awakens-poster-horizontal

El proceso de esperar la nueva película de Star Wars ha sido de los más agotantes que he tenido que vivir. Hace prácticamente un año se lanzó apenas el primer avance, que se volvió parte de la cultura popular al inspirar memes, videos, comedias y demás referencias. Quizás nunca había existido un avance de película que motivara tanto movimiento como ese primer teaser.

Hoy, 21 de octubre, estamos a menos de dos meses de poder ver en el cine la nueva película de Star Wars. Más de diez años han pasado, y de verdad que fueron largos. Ya tengo mis boletos para verla en la primera función a las 12 de la noche (igual que muchos de ustedes, seguramente) y, lejos de sentirme más tranquilo por todo eso, me siento más ansioso que nunca. ¡Ya quiero verla!

Antier, de hecho, J.J. Abrams, fiel a su estilo, nos dio el tercer avance de Star Wars: The Force Awakens. Con cada corto que se ha distribuido, mi emoción ha aumentado y en este caso no fue la excepción. Me ha encantado el marketing de esta película, principalmente porque por más que veamos 10 o 20 veces cada avance o analicemos hasta los últimos detalles del poster, aún no sabemos prácticamente nada sobre ella. Todavía tenemos la ilusión de llegar al cine y ver algo totalmente nuevo, y eso normalmente no pasa.

Es frustrante y a la vez gratificante notar que Luke Skywalker, un personaje que todos estamos esperando ver de vuelta, no aparece en ninguno de los materiales publicitarios. No sabemos cómo va a ser su apariencia o si su participación va a ser mayor o menor – en general no se sabe nada además del hecho de que el personaje va a aparecer, y eso, en mi idioma, no es nada. Me encanta el sentimiento de ver algo nuevo cuando entre a la sala de cine, y de verdad no sucede mucho. Hoy en día, de hecho, es muy común haber visto prácticamente la mitad de la película en los avances distribuidos.

Y, ¿cuál es mi opinión sobre el corto? No creo que de verdad importe. Si es un buen corto o mal corto, no lo sé. Lo que sí sé es que aumentó demasiado mi emoción por ver esta película, y eso cuenta. Estoy viendo en él una combinación orgánica entre cosas nuevas y cosas nostálgicas, y eso puede ser precisamente y exactamente lo que todos necesitamos. Si una película como ésta se basara totalmente en el factor nostálgico, sería un error. Si no existiera referencia alguna a la nostalgia y se hiciera una historia totalmente nueva, sería un error. El punto es encontrar el balance perfecto, y de verdad espero que J.J. Abrams lo logre en la película de la forma que logró en los avances.

Todos van a ir a ver Star Wars Episodio VII. Todos los niños, todos los geeks, todas las personas mayores que crecieron viendo a estos personajes en el cine desde 1977, todos. De verdad creo que esta película puede romper los esquemas, puede ser de lo mejor que hemos visto… o puede ser una decepción enorme (prefiero ni siquiera contemplar la posibilidad).

En cuanto sea el estreno, todos tendremos opiniones respecto a ella. Quizás fue o no fue lo que esperábamos. Pero, al menos en mi opinión, tenemos que tomar en cuenta estos momentos en los que los meros avances de la película nos hicieron sentir como niños otra vez. A mí me hizo escribir un artículo que quizás no tenía un punto concreto o sólido, y únicamente me motivó a hablar de la película a manera general y explicarles a todos hasta qué nivel llega mi emoción por verla. Y eso, para mí, no tiene precio, y nada, ni siquiera si la película termina siendo una de las peores decepciones de la historia, me lo va a quitar.

Síganme en Twitter @gabrielguerrame, y discutimos el tema.

About The Author